Yoga en casa

Asana Tadasana

Postura de la montaña

Yoga Asana Tadasana

La palabra Asana significa postura o permanecer. Viene de la raíz sánscritas as, significa sentarse o silla. De manera simbólica o mítica, se dice que la primera asana fue la postura de la meditación Padmasana, sentarse con piernas cruzadas, espalda alargada, estable, permaneciendo en contemplación.

Tadasana En Tadasana, el cuerpo está recto como una montaña y los pies firmes contra el suelo. Durante la práctica de las asanas es posible establecer un diálogo íntimo y silencioso con el cuerpo, permitiéndonos explorar y aceptar nuestra realidad física.

Mediante la practica diaria de asanas se consigue:

  • Eliminar cualquier irritación y alteración del sistema nervioso, promoviendo estados de relajación que apoyan la disminución de estrés y  ansiedad.
  • Equilibrar el funcionamiento de los diferentes sistemas que componen el cuerpo humano.
  • Depurar o restaurar la energía que está intoxicada, limitada o enferma en los diferentes sistemas.
  • Desarrollar cualidades físicas como flexibilidad, fuerza, equilibrio, resistencia y cualidades mentales como la atención, concentración y un estado de presencia.

Muchas veces pensamos que las asanas solo se enfocan en el aspecto físico muscular, pero cuando se realizan desde la atención consciente, promueven un estado tanto de energía como de relajación.

Tada significa montaña. En Tadasana, el cuerpo está recto como una montaña y los pies firmes contra el suelo. La postura es más serena que rígida. Tendrás una sensación de ligereza en el cuerpo, ya que se necesita menos esfuerzo para mantener las posición contra la gravedad.

Técnica Yoga Asana Tadasana

  1. Empieza concentrándote en la respiración. Profundiza constantemente la respiración
  2. Junta los pies hasta que se toquen los dedos y los talones. Levanta los dedos, sepáralos y presiona hacia abajo. Presiona igual con los talones. Centra el peso para que el cuerpo se reparta uniformemente entre los dos pies.
  3. Aprieta las rodillas tirando de las rótulas. Estira la parte posterior de las piernas.
  4. Mete el estómago y expande el pecho. No arquees la espalda.
  5. Coloca los brazos a los lados del cuerpo con los dedos apuntando hacia abajo.
  6. Espira y suelta la tensión de los hombros bajándolos.
  7. Relaja los músculos de la cara y la garganta.
  8. Imagina una cuerda atada a la frente, que tira suavemente del cuerpo hacia arriba

Tiempo
De 30 segundos a 1 minuto.